Shushikijo

Tranquilo, mi hijo
se me pega a la piel.
¡Aguanieve!