Toshi Katayama

Balas perdidas.
Olor a medicinas
en el campo seco

Anuncios