Yosa Buson

Un aguacero.
Se agarran a las yerbas
los gorriones

Advertisements