Matsuo Basho

Hasta una choza,
en mundo de mudanzas,
es casa de muñecas

Anuncis