Matsuo Basho

Cuando cansado
me alojé en un mesón,
¡glicina en flor!

Advertisements