Matsuo Basho

Olor a crisantemos.
Y en Nara, viejas
imágenes de Buda

Advertisements