Matsuo Basho

Cuando la voz del remo bate el mar
se hielan mis entrañas
de noche. Lágrimas

Advertisements