Onitsura Ueshima

¡Ven, ven! – le dije,
pero aquella luciérnaga
se fue volando

Advertisements