Roten

En el narciso
no hay turbiedad humana,
ni una pizquita

Advertisements