Moritake Arakida

No ya en su cáliz
sino en nuestra nariz
está el aroma

Advertisements