Kaito

¡felicidad!:
lavándome los pies,
alguien me habla…

Advertisements