Mikio Ikeda

hasta el rebeco
tiende el cuello, asombrado:
¡un esquiador!

Anuncis