Natsuishi Ban’ya

en Tokio,
sólo hay flores tristes:
flores de nieve

Advertisements