Hakyo Ishida

pálidas manos
de enfermos, sobre un fuego
de hojas caídas

Advertisements