Seiho Awano

me lavo el pelo,
o, dicho de otro modo,
me lavo el alma

Advertisements