Kanajo Hasegawa

trueno veloz:
palidecen los árboles
súbitamente

Advertisements