Dakotsu Iida

aunque se muere,
¡oh, qué hermosas sus uñas
ante el brasero!

Anuncis