Kyoshi Takahama

huyó la víbora,
pero aún siguen sus ojos
entre la hierba…

Advertisements