Natsume Soseki

el sol ardiente
se desploma en el mar:
¡ah, qué calor!

Advertisements