Masaoka Shiki

tras la tormenta,
ni siquiera hay mosquitos:
¡qué soledad!

Anuncis