Kijo Murakami

cesó el granizo:
reposan desplegados
ríos y montes

Anuncis