Issa Kobayashi

mañana helada:
tiernamente se lamen
los cervatillos

Advertisements