Issa Kobayashi

caquis silvestres,
la madre se reserva
los más amargos

Advertisements