Issa Kobayashi

caen, una a una,
las gotas de rocío:
¡mundo perfecto!

Advertisements