Issa Kobayashi

ahí, junto al pozo
de agua turbia, ¡la blanca
flor del ciruelo!

Advertisements