Issa Kobayashi

un ser humano
y una mosca tan sólo
en la gran sala

Advertisements