Issa Kobayashi

“¡mira, una ardilla!”,
dice el niño, saliendo
de entre los sauces

Advertisements