Ryokan

sentado, al alba,
ante el altar de ofrendas,
¡madre, qué frío!

Anuncis