Ryota Oshima

sube la alondra,
con ímpetu, en la brisa
de la mañana

Advertisements