Ryota Oshima

el dueño, el huésped
y el crisantemo blanco,
enmudecidos…

Advertisements