Taigi Tan

quise gritar:
“¡mira, ahí va la luciérnaga!”,
y estaba solo…

Advertisements