Chiyo-ni Fukuda

de vuelta a casa
no hay nada que decir…:
¡luna de otoño!

Advertisements