Chiyo-ni Fukuda

cuarto creciente:
el silencio se hace
más y más hondo

Advertisements