Chiyo-ni Fukuda

¡qué fríos los muros
de papel sin un niño
que me los rompa!

Anuncis