Chiyo-ni Fukuda

toda la noche
diciendo “cuco”, “cuco”,
y al fin ¡la aurora!

Anuncis