Onitsura Ueshima

también las flores,
tan calladas, escuchan
su corazón

Anuncis