Masahide Mizuta

ardió mi casa:
nada me impide ya
gozar la luna

Advertisements