Matsuo Basho

sorbiendo té,
en silencio, los monjes:
¡los crisantemos!

Anuncis