Matsuo Basho

¡no olvides nunca
el sabor solitario
del rocío!

Advertisements