Matsuo Basho

aunque no sé
de qué árbol florido,
¡ah, qué fragancia!

Advertisements