Matsuo Basho

¡qué corto el día
para el canto incansable
de las alondras!

Advertisements