Matsushita Suiko

Los ojos de los gatos
se convierten en agujas.
¡Qué calor!

Advertisements